Texte de Santiago Gamboa

Énoncé

Un colombiano en París
« Por esa época la vida no me sonreía. Más bien hacía muecas(1), como si algo le provocara risa nerviosa. Era el inicio de los años noventa. Me encontraba en París, ciudad voluptuosa y llena de gente próspera, aunque ése no fuera mi caso. Lejos de serlo. Los que habíamos llegado por la puerta de atrás, sorteando las basuras(2), vivíamos mucho peor que los insectos y las ratas. No había nada, o casi nada, para nosotros, y por eso nos alimentábamos de absurdos deseos. Todas nuestras frases empezaban así : «Cuando sea…» Un peruano del comedor universitario dijo un día: cuando sea rico dejaré de hablarles. Poco después lo sorprendieron robando en un supermercado y fue arrestado. Había hecho todo bien, pero al llegar a la caja la empleada lo miró y pegó un grito de horror (podría calificarlo de «cinematográfico»), pues del pelo le escurrían(3) densas gotas rojas. Se había escondido dos bandejas de filetes(4) debajo de la capucha de su impermeable, pero dejó pasar mucho tiempo y la sangre atravesó el plástico. A partir de ese día cambió su frase : cuando sea rico nadaré en sangre fresca. Luego supe que lo habían recluido en un psiquiátrico y jamás lo volví a ver. En mis bolsillos había poco qué buscar (nada tintineaba(5)) y por eso debí alquilar un cuarto de nueve metros cuadrados, sin vista a la calle, en los altos de un edificio de la rue Dulud, circunscripción de Neuilly-Sur-Seine, un barrio lleno de familias ricas y judías, automóviles elegantes, tiendas caras. Por cierto que cuando uno es pobre es muy malo rodearse(6) de gente rica. No lo recomiendo. No trae buena suerte y genera un sabor amargo en la boca, nada bueno para la salud. Cuando uno es pobre es mejor estar rodeado de pobres. Créanme. Pero ése no era mi único problema, pues Victoria, el gran amor de mi vida, había dejado de serlo (yo el suyo, en realidad), y por eso mi estómago sufría permanentes contracciones. Esto, unido a la poca y mala comida –carne con alverjas en lata a seis francos y esas cosas–, generó una gastritis que acabó por despertar mi antigua úlcera. Mucho dolor físico que hacía olvidar el otro, el que podríamos llamar espiritual o del alma. En suma, dolor por todas partes. Los días eran un hueso(7) duro de tragar(8), algo de muy mal sabor, así que por las mañanas debía encontrar buenos motivos para salir al frío de la calle, pues el invierno del año noventa fue uno de los más duros. Dolor, frio y desamor. El cóctel perfecto para no sobrevivir. Pero mis caminos estaban cerrados, ya que no iba a regresar a Bogotá. »
Santiago Gamboa, El síndrome de Ulises, 2005

I. Compéhension
1. ¿Cuáles eran las condiciones materiales de vida del narrador en Francia?
2. ¿Qué le ocurrió al peruano del comedor universitario en el supermercado?
3. Aparte de los problemas materiales, ¿qué problema encontraba el protagonista?
II. Expression personnelle
1. ¿Qué vision de los inmigrantes nos ofrece este texto ?
2. «Cuando uno es pobre es muy malo rodearse de gente rica.»
¿Qué reflexiones le inspira esta afirmación? Apóyese en ejemplos precisos.
III. Traduction
Traduire le passage : « Un peruano del comedor… gotas rojas ».
(1)Hacer muecas : faire des grimaces.
(2)Sortear las basuras : fouiller dans les poubelles.
(3)Le escurrían : le caían.
(4)Bandejas de filetes : des barquettes de viande.
(5)Tintinear : hacer ruido.
(6)Rodearse de : s'entourer de
(7)Un hueso : un os.
(8)Tragar : avaler.

Corrigé

I. Compréhension du texte
1. El texto plantea el problema de la inmigración clandestina y de las pésimas condiciones de vida «vivíamos mucho peor que los insectos y las ratas» y de trabajo en las que viven. El narrador se pasaba el tiempo soñando con una vida mejor: «nos alimentábamos de absurdos deseos». Era muy pobre: «en mis bolsillos había poco qué buscar (nada tintineaba)». Tuvo que alojarse en un cuarto muy pequeño «nueve metros cuadrados» y el único que encontró estaba en un barrio rico «automóviles elegantes, tiendas caras».
Para él, era difícil aceptar esta opulencia que le rodeaba «no trae buena suerte […], nada bueno para la salud» mientras que él pasaba hambre, no comía suficiente ni equilibradamente «poca y mala comida –carne con alverjas en lata a seis francos». El texto subraya muy bien las condiciones penosas del narrador, símbolo de otros inmigrantes. ¿Cómo podían superar tantas dificultades? Vencerlas, era todo un reto puesto que bien se nota a lo largo del texto que las condiciones materiales de vida del narrador eran escasísimas.
2. El peruano del comedor universitario vivió un acontecimiento desgraciado el día en que se fue de compras en un supermercado. Fue una empleada quien se asustó al ver la sangre que estaba corriendo del pelo del hombre. Había hurtado comida. Lo detuvieron «fue arrestado». Estaba hambriento. Lo que quería era un poco de carne. Y como no podía pagársela, intentó esconderla «debajo de la capucha de su impermeable».
El infortunado dejó pasar demasiado tiempo y «la sangre» de los filetes «atravesó el plástico». Al fin y al cabo, le mandaron a un centro psiquiátrico. El que soñó con ser rico se encontraba solo, deprimido y desanimado. Pensaba que Francia era un país de promisión donde quería mejorar su nivel de vida pero al contrario, todo fue para él una ilusión engañosa.
3. Aparte de los problemas materiales, el protagonista encontraba problemas sentimentales: «el gran amor de mi vida había dejado de serlo». Su amiga cuyo nombre era Victoria cortó con él. Sufría mucho de la separación «mucho dolor físico que hacía olvidar, el que podríamos llamar espiritual o del alma». Fue una decepción que se añadía a otras. Era difícil aguantar tantos dolores que se aparentaban a «un hueso duro de tragar, algo de muy mal sabor».
II. Expression personnelle
1. El texto nos bosqueja el retrato de un hombre que encuentra varias dificultades para sobrevivir en un país lejano del suyo. Bien se nota que el narrador no era feliz: «la vida no me sonreía». Vivía en Francia, un país extranjero, sin dinero, lejos de su familia. Conocía a poca gente salvo a sus compañeros de infortuna con los que compartía los momentos de infierno «dolor, frío y desamor». Para el narrador, irse a Francia era una oportunidad para mejorar su nivel de vida. Sin embargo, la realidad fue otra. Tenía que enfrentarse con numerosas dificultades y no consiguió encontrar trabajo ni vivir de manera decente tan rápido como se lo había imaginado. A lo largo del texto, hay detalles que confirman que su vida no era nada divertida «sorteando las basuras… no había nada, o casi nada, para nosotros».
El texto subraya el sufrimiento engendrado por la escasez de comida y también por la decepción sentimental. El narrador llevaba bastante tiempo saliendo con Victoria, el gran amor de su vida pero ella prefirió dejarlo. Era un dolor que se añadía a otros. Es el esquema clásico en el que suelen vivir los inmigrantes. No les queda nada, ni comida, ni trabajo, ni amor.
Es de notar que el narrador había conseguido un cuarto mientras que otros acaban por ser vagabundos porque una de las dificultades mayores es encontrar un alojamiento.
El texto evidencia una realidad triste, conmovedora e injusta ya que en el siglo xxi, todos podríamos tener las mismas oportunidades frente a la vida: un trabajo que permite satisfacer sus necesidades, un alojamiento para no morirse de frío. El texto describe todo lo contrario: «dolor, frío y desamor. El cóctel perfecto para no sobrevivir».
2. «Cuando uno es pobre es muy malo rodearse de gente rica». Esta afirmación me inspira varias reflexiones. Cuando un inmigrante llega en un país desconocido, se siente desarraigado, perdido, porque ya sabe que su ausencia fuera de su propio país le va a separar de sus amigos, de su familia, de todos los que quiere.
Puede sentirse aún peor si está rodeado de personas que no se parecen en nada a él. En la mayoría de los casos, los ricos piensan que tienen que dar limosna a un pobre y es cuando esta persona acomodada pone al pobre en situación de inferioridad. No lo considera como si fuera su igual. A los pobres no les gusta esta condescendencia.
Yo pienso que es difícil, para un pobre, estar rodeado de gente rica porque es el reflejo de una realidad inaccesible para él. Los inmigrantes tienen una conciencia aguda de la situación en la que se encuentran pero lo que desean más que todo es salir adelante. Al ver a personas con un nivel de vida acomodado, es darse cuenta de que les queda mucho camino para realizar todos sus proyectos. Y a veces, nunca lo consiguen.
Es muy malo rodearse de gente rica porque se desarrolla un sentimiento de vergüenza, de humiliación y de desaliento frente a las numerosas dificultades que el inmigrante debe superar. Acaba por no aguantar vivir en la pobreza.
Sin embargo, es posible que la riqueza de los demás intensifique su deseo de ofrecer a su familia la posibilidad de empezar otra vida. Es un deseo que puede transformarse en una obsesión ya que se siente solo y frustrado por no tener ni siquiera la mitad de los que le rodean.
III. Traduction
Un Péruvien du restaurant universitaire dit un jour : quand je serai riche, j'arrêterai de leur parler. Peu après, on le surprit en train de voler dans un supermarché et il fut arrêté. Il avait tout bien fait, mais en arrivant à la caisse, l'employée le regarda et poussa un cri d'horreur (on pourrait le qualifier de « cinématographique »), car de ses cheveux coulaient d'épaisses gouttes rouges.