Carmen Jiménez, Madre mía que estás en los infiernos

Énoncé

Entrar en el mundo de Paula
Adela, una dominicana que ha emigrado a Madrid, ha encontrado un trabajo.
«  Mi principal ocupación en casa de Anselmo y Paca consistió en cuidar a su nieta. Para mí no fue un trabajo, sino un regalo, aunque no fue sencillo que Paula se decidiera a aceptarme en su mundo. Supongo que le sorprendía mi color. Mi acento. Puede que se sintiera a gusto en ese mundo exclusivo, propio de los hijos únicos, en el que, ausentes sus padres, sólo había lugar para sus abuelos y su muñeca(1). Tenía muchas, pero siempre jugaba con la misma. Rubia, de nariz respingona y dos dientes blancos despuntándole en la boca. –¿Cómo se llama? –le pregunté la mañana que Antonio regresó a su trabajo, en Madrid. Paula me miró recelosa (2) y siguió peinándola, en silencio. –El mío se llamaba Robertino. Aún recuerdo aquel muñeco. Me lo trajeron los Reyes la primera Navidad que mami y yo pasamos con don Pericles. Los Magos siempre se habían mostrado cicateros (3) conmigo hasta entonces. No me habían traído más que algunas muñecas de alcanfor. Pequeñitas. Transparentes. Se rompían con sólo mirarlas, pero tenían unos ojos azules que se movían de un lado a otro muy rápido muy rápido. Sin embargo, aquel año, me regalaron el muñeco más lindo del mundo: Robertino. […] – Robertino era pequeño, pero parecía un niño de verdad con su pelito pegado al cráneo. Además, olía a rosas – expliqué a la niña tratando de captar su interés, aunque parecía enfrascada en su juego. Con las puertas cerradas a todo intento de comunicación. Sin embargo, cuando ya no me lo esperaba, habló: –Sofía –dijo sin mirarme. – ¿Cómo? –Mi muñeca. Se llama Sofía. –Encantada, Sofía. Yo soy Adela. La presentación arrancó una pequeña sonrisa a Paula. Tan moderada como la de su muñeca. Pero al menos había entornado (4) la puerta. –¿Y qué otros juguetes tenías? –preguntó. – Me encantaba hacer muebles de tierra mojada y ponerlos a secar. –¿Muebles de tierra? –preguntó incrédula, pero la curiosidad pudo con (5) el escepticismo; a su edad, cuando el mundo entero está aún por estrenar, todavía sucede–. ¿Cómo? –Cuando llovía, mis primas y yo recogíamos el lodo (6), lo amasábamos y hacíamos muebles. Imagínate un sofá. Hacía la tablita de abajo como si fuera el asiento. Otra por detrás, para el respaldo, y dos rollitos que servían de brazos. Mi explicación la dejó pensativa. Parpadeó, volvió a mirarme con esos ojos que sólo tienen los niños y preguntó de nuevo: –¿Y no se rompen? Supe que me había dejado entrar en su mundo. Agradecida, mi mano voló hacia su pelo. Era más suave que el de mis hijos. »
Carmen Jiménez, Madre mía que estás en los infiernos, Siruela Ediciones, 2007

I. Compréhension du texte
1. 
Anselmo y Paca eran:
a) Los padres de Paula.
b) Los abuelos de Paula.
c) Los tíos de Paula.
Elige la respuesta correcta y justifícala con una expresión del texto.
2. Apunta tres elementos que dificultaron el inicio de la relación entre Paula y Adela.
3. 
Según Adela, Paula era una niña:
a) Callada.
b) Introvertida.
c) Afectuosa.
Elige dos adjetivos que califican la actitud de la niña. Justifica cada una de tus respuestas citanco el texto.
4. 
Adela le habló a Paula de Robertino:
a) Porque era un amigo de la niña.
b) Porque a la niña le gustaba jugar con su muñeca.
c) Para iniciar la comunicación.
Copia las dos respuestas correctas y justifica tu elección con elementos sacados del texto.
5. 
¿Qué sentimientos despertó en la niña, la evocación de los otros juegos infantiles de Adela? Busca en el texto un término que justifique tu respuesta.
a) la curiosidad.
b) la agresividad.
c) La indiferencia.
d) El rechazo.
Copia las dos respuestas correctas y justifica tu elección con elementos sacados del texto.
6. Entresaca las dos imágenes que ilustran la evolución del comportamiento de Paula para con Adela.
7. Cita la frase que muestra si Adela estableció o no una relación de confianza con Paula.
II. Expression personnelle
Le candidat traitera, au choix, une seule des deux questions suivantes.
1. En doce líneas, compara la infancia de Paula con la de Adela.
2. En doce líneas, cuenta o imagina el momento mágico de tu infancia en que te regalaron tu juguete favorito.
III. Traduction
Traduire depuis «–Robertino era pequeño…» jusqu'à «…en su juego.».
(1)Una muñeca : une poupée.
(2)Receloso, a : méfiant, e.
(3)Cicateros : avares.
(4)Entornar : entreabrir.
(5)Poder con algo o alguien : l'emporter sur quelque chose ou quelqu'un.
(6)El lodo : la boue.

Corrigé

Les conseils de l'enseignant
Attention aux temps du passé et à la concordance des temps (imparfait, prétérit et subjonctif imparfait). Savoir repérer les adjectifs (exclusivo, respingona, recelos, incrédula, pensativa…).
I. Compréhension du texte
1. Anselmo y Paca eran los abuelos de Paula. He aquí la frase del texto que lo justifica «Mi principal ocupación en casa de Anselmo y Paca consistió en cuidar a su nieta» .
2. Tres elementos del texto ponen de relieve la dificultad del inicio de la relación entre Paula y Adela: «no fue sencillo que Paula se decidiera a aceptarme en su mundo» , «le sorprendía mi color» , «Mi acento» .
3. Según Adela, Paula era una niña callada «siguió peinándola, en silencio» e introvertida «Con las puertas cerradas a todo intento de comunicación» .
4. Adela le habló a Paula de Robertino porque a la niña le gustaba jugar con su muñeca y también para iniciar la comunicación. Los elementos siguientes del texto lo justifican: «en ese mundo exclusivo […] sólo había lugar para […] su muñeca […] siempre jugaba con la misma» . Adela quiere en absoluto comunicar con Paula y se empeña en hablar con ella, «expliqué a la niña tratando de captar su interés, aunque parecía enfrascada en su juego» .
5. La evocación de los otros juegos infantiles de Adela despertó en la niña un sentimiento de curiosidad. El término siguiente sacado del texto lo justifica «¿Cómo?» .
6. Bien se ve en el texto la evolución del comportamiento de Paula para con Adela. Las dos imágenes que lo ilustran son primero un adjetivo «Mi explicación la dejó pensativa» y luego tres verbos «Parpadeó, volvió a mirarme […] preguntó de nuevo» .
7. La frase que muestra que Adela estableció una relación de confianza con Paula es la siguiente «Supe que me había dejado entrar en su mundo» .
II. Expression personnelle
1. La infancia de Paula no es parecida a la de Adela. A pesar de todo, podemos aún destacar un punto común: ambas juegan o han jugado con muñecas. Paula es una niña sola que se crea un mundo imaginario a través de los juegos con su muñeca favorita. No le apetece mucho compartir el juego con los demás y no sabemos si tiene muchos amigos pero no lo parece. En cambio, Adela experimentó muchas cosas con su prima: sólo les bastaba con un poco de tierra mojada para crear muebles. Paula, ella, es callada mientras que durante la infancia de Adela, ella se pasaba el tiempo compartiendo sus regalos e intentando experiencias con cosas sencillas «Me encantaba hacer muebles de tierra mojada y ponerlos a secar» . Paula es una niña tímida «una pequeña sonrisa» , introvertida «Con las puertas cerradas a todo intento de comunicación» que necesita establecer una relación de confianza con los demás. Adela, al contrario, no vacilaba en hablar con los otros y en fiarse de ellos. Pero a pesar de una infancia totalmente diferente, las dos consiguieron establecer una comunicación gracias al tema del juego y particularmente de las muñecas.
2. Recuerdo precisamente un momento de mi infancia en que mis padres me regalaron un objeto con el que soñaba desde unos años: un IPOD. Fue uno de los momentos más bonitos de mi vida de niña porque a partir de ese momento, pude hacerlo todo como mis amigos: escuchar música, navegar en la web, sacar fotos y hacer vídeos sin hablar de los mensajes que pude enviar y las llamadas que pude pasar… Fue cuando empecé a bailar en mi dormitorio y fue también a partir de aquel momento en que mis hermanos y yo empezamos a preparar espéctaculos de baile con trajes. Luego los presentábamos a los invitados y a nuestros padres. Se partían de la risa viéndonos disfrutar de su regalo y viéndome compartirlo con todos. Es como si me hubieran dado la llave que abriera la puerta hacia los demás, una puerta al mundo, el enlace con el mundo. De verdad, son recuerdos conmovedores porque disfruté como una enana y fueron horas de risa y de buen humor con mi familia y mis amigos. Mis padres estaban conscientes de nuestra complicidad y bien se veía en sus miradas el orgullo que experimentaron hacia nosotros. Hoy en día, pienso en ofrecer a mis futuros hijos un regalo que les haga tanta ilusión como yo lo viví hace ya algunos años.
III. Traduction
– Robertino était petit, mais il ressemblait à un vrai petit enfant avec ses petits cheveux collés au crâne. En plus, il avait une odeur de roses, expliquai-je à la petite fille en essayant d'attirer son atention, même si elle semblait plongée dans son jeu.