Texte de Carlos Fuentes

Énoncé

El secreto de los cuatro hermanos
Un ranchero mejicano quiere que sus cuatro hijos sean sacerdotes. En el fragmento, Marcos, el hijo mayor y narrador, acaba de volver a casa después de tres años que, al parecer, pasó en un seminario de Guadalajara.
« –Dígame padre, y cuando los cuatro seamos sacerdotes y usted se halle a la vera de Dios(1), ¿quién va a ocuparse del rancho? […] –Lo que Dios nos da, Dios nos lo quita. Piensen en su santa madre. –¿O sea? –insistí. –Que las tierras serán para la Santa Madre Iglesia. –¿Por qué? –pregunté con toda pertinencia, me parece. –Así se lo prometí a mi santa esposa. No te afanes. Las tierras serán de la Iglesia. Muere en paz, Angelines. –¿Y nosotros? –pregunté, esta vez con audacia. Ahora el viejo no ocultó su enojo(2). –Hay disposiciones testamentarias. ¿Creen que los voy a dejar en la calle? Se atragantó. –Insolente –concluyó y por primera vez se levantó y se fue del comedor. Luego Lucas atizó el fuego de la sala y nos sentamos los cuatro, seguros de que el viejo ya estaba en su recámara. –¿De veras quieres ser cura, Juan? –le pregunté al hermano que me seguía en edad y en destino. Juan dijo que no. –¿Entonces? –Quiero ser ingeniero agrónomo. De esa manera administro el rancho y lo hago prosperar. –Me parece una tontería dárselo a la Iglesia –dijo Lucas–. Eso es como volver al régimen de como se llame… –Las manos muertas(3) –les dije yo sin truculencia–¿Y tú, Mateo? El avispado quinceañero no se midió(4). –Yo me quiero casar […] –Qué bien te ves –me dijo Lucas–. Has adelgazado y embarnecido(5) al mismo tiempo. –Se ve que a ti el seminario te ha sentado bien –añadió Juan. Los miré con ojos divertidos. –Ningún seminario. Estoy estudiando leyes. Me voy a recibir de abogado. Hubo un silencio estupefacto y alegre al mismo tiempo. –Pero Marcos… –exclamó Lucas. –Nada. Hermanos. Entiéndanme. Que les estoy ofreciendo la salida. Uno por uno, los fui avizorando. –Tú, Juan, vente este mismo año a Guadalajara, inscríbete en ingeniería en la U. de G(6). Y luego tú Lucas, hazte el muerto hasta que te toque y sígueme a Guadalajara porque siento que lo tuyo es la economía y no las manos muertas. Y tú, chiquilín, no destapes el juego con tus impaciencias. Enamora a las muchachas del pueblo […] Luego me dices dónde quieres estudiar y yo me encargo de arreglártelo. Los miré muy serio. –Pero que sea nuestro secreto, ¿de acuerdo ? »
Carlos Fuentes, Todas las familias felices, 2006

I. Compréhension du texte
1. Sin comentar, apunta un elemento que sitúa la escena.
2. Entresaca las informaciones que se refieren:
  • al orden de nacimiento de Juan y de Mateo,
  • a sus proyectos.
3. Al padre le irrita la rebeldía de su hijo. Cita dos frases que lo evidencian.
4. La Iglesia tenía que recuperar las tierras de los cuatro hermanos porque:
a) Así lo había decidido el gobierno mejicano.
b) El padre respetaba las últimas voluntades de su esposa.
c) Los cuatro hermanos querían ser sacerdotes.
Elige la respuesta correcta y justifícala con una frase del texto.
5. Elige dos adjetivos que caracterizan la reacción de los hermanos al enterarse de la mentira de Marcos. Están… Cita la frase que los justifica.
  • tristes.
  • contentos.
  • decepcionados.
  • muy sorprendidos.
  • indignados.
  • furiosos.
II. Expression personnelle
1. Después de escuchar detrás de la puerta del comedor la conversación de sus cuatro hijos, el padre vuelve a entrar con la intención de pedirle explicaciones a Marcos. Imagina un diálogo entre ambos. (12 réplicas en total).
2. A tu parecer, ¿pueden los padres imponer una carrera a sus hijos sin consultarlos? (12 líneas).
III. Traduction
Traduire de «Tú, Juan, vente…» à «…tus impaciencias.»
(1)Hallarse a la vera de Dios : estar muerto.
(2)El enojo : la colère.
(3)Las manos muertas : los bienes de la Iglesia que no se podían vender. (En français : les biens de mainmorte)
(4)Medirse : se contenir.
(5)Has adelgazado y embarnecido : tu as minci et tu as bonne mine.
(6)La U. de G. : la universidad de Guadalajara.

Corrigé

I. Compréhension du texte
1. El elemento que sitúa la escena es el siguiente: «un ranchero mejicano».
2. Marcos es el hijo mayor de la familia, luego está Juan. He aquí la frase que lo demuestra «le pregunté al hermano que me seguía en edad y en destino». Lo que confirma que Juan es más mayor que Mateo «el avispado quinceañero». Mateo es un adolescente de 15 años.
– Juan no quería ser cura, tenía un proyecto interesante «quiero ser ingeniero agrónomo». Para él, era importante conseguir su meta para llevar los negocios del rancho «de esa manera administro el rancho y lo hago prosperar». Mientras que Mateo quiere fundar una familia «yo me quiero casar». Ninguno de los dos quiere ser sacerdote y tienen una idea precisa de su porvenir.
3. Al padre le irrita la rebeldía de su hijo. Dos frases del texto lo evidencian: «Ahora el viejo no ocultó su enojo», «Insolente, concluyó y por primera vez se levantó y se fue del comedor».
4. La Iglesia tenía que recuperar las tierras de los cuatro hermanos porque el padre respetaba las últimas voluntades de su esposa. La frase siguiente sacada del texto lo justifica «así se lo prometí a mi santa esposa».
5. Dos adjetivos caracterizan la reacción de los hermanos al enterarse de la mentira de Marcos. Están muy sorprendidos y contentos. La frase siguiente lo indica «Hubo un silencio estupefacto y alegre al mismo tiempo».
II. Expression personnelle
1. Después de escuchar detrás de la puerta del comedor la conversación de sus cuatro hijos, el padre vuelve a entrar con la intención de pedirle explicaciones a Marcos. He aquí el diálogo entre ambos.
–Estoy muy disgustado y decepcionado. Lo que acabo de oír me deja sin voz y me contraria un montón.
–Pero Padre, ¿cómo se te ocurre escuchar las conversaciones personales de tus hijos?, contestó Marcos sin desmoralizarse.
–Oye, no me hables así, soy tu padre. Quiero que me digas la verdad y exijo conocer las razones por las que no has hecho el seminario, gritó el padre.
–Te contaré todo si te tranquilizas. No quería en absoluto ofenderte.
–Pues has fallado. No te entiendo. Eres mi hijo mayor y contaba contigo. Hice sacrificios para pagarte este seminario y tú has hecho lo que te daba la gana.
–No me interesa ser sacerdote. Quiero dedicarme a defender a la gente. Me gustaría ser abogado. Estoy estudiando las leyes y me matriculé hace poco en la facultad de Derecho.
–¿No quieres ser cura? Y tus hermanos, ¿qué opinan?
–Cada uno tiene una meta precisa. Pero no quieren que te lleves un disgusto. Me han dicho que a ellos también les gustaría entablar una conversación contigo.
–¡Es lástima que se hayan ido!, lamentó el padre. Lo que deseo más que nada es que probéis suerte. No voy a llorar a lágrima viva porque rechazáis la idea de ser sacerdote.
–Mira papá, Juan y yo vamos a estudiar carrera. Y cuando le toque a Mateo, también quiere estudiar.
–Él también, dijo el padre desengañado.
–Si. Papá, ¿estás dispuesto a aceptarlo? preguntó Marcos con cariño.
–Lo que deseo más que nada es vuestra felicidad. Pero no aguanto que hagáis misas rezadas, ¿de acuerdo?
–Si, vale. Te lo prometo.
Ambos se abrazaron.
2. A mi parecer, los padres no tienen que imponer una carrera a sus hijos sin consultarlos. A mi modo de ver, los padres tienen un papel determinante en el futuro de sus hijos en la medida en que pueden ayudarles en elegir una vía profesional. Pero no deben imponer a todo coste su punto de vista sobre una carrera puesto que se trata del porvenir y de la vida de sus hijos. Si eligen una profesión que no les gusta, pueden sufrir y nunca alcanzarán una completa plenitud. Opino que es importante tener una voluntad personal y cierta determinación para llevar a cabo los objetivos que cada uno escoge.
Estoy convencida de que si los padres imponen su punto de vista en cuanto a una futura carrera sin consultar a sus hijos, esto puede causar mucho resentimiento entre ellos y el ambiente puede ser muy taciturno. Al contrario, si el hijo o si la hija ve que su padre le apoya, puede llegar a tomar confianza y llevar a cabo sus proyectos.
Es importante que los padres alienten a sus hijos con sus consejos: pensar en un trabajo que les gustaría hacer en función de sus gustos y de sus aspiraciones.
Para concluir, diré que los padres no deben ejercer presión. Es necesario que comuniquen y que hagan todo lo posible para que el futuro oficio de sus hijos sea una verdadera vocación y que tengan ganas de trabajar. No creo que sea bueno que los padres intenten disuadir a sus hijos.
III. Traduction
Toi, Juan, viens dès cette année à Guadalajara, inscris-toi en génie civil à l'université de Guadalajara et ensuite toi, Lucas, fais le mort jusqu'à ce que ce soit ton tour et suis-moi à Guadalajara parce que je sens que ton truc c'est l'économie et non pas les biens de mainmorte. Et toi, petit, ne vends pas la mèche même si tu es très impatient.