Andreu Carranza, Imprenta Babel

Énoncé

Una memoria prodigiosa
«  Don Sebastián, el maestro, me recibió sentado en la silla. Iba vestido con su traje negro, la camisa azul, corbata del mismo color, estrecha y con el nudo pequeño. Cuando entré me saludó muy atentamente, con una sonrisa como si fuera una persona mayor: –Buenos días, señor Albión… Después se puso en pie. Como cojeaba(1) de una pierna, se sujetó con las manos en la mesa y, dirigiéndose al resto de la clase, dijo: –El nuevo alumno se llama Pablo Albión. –Buenos días, señor Pablo…– contestaron todos a una. –Señor Albión, busque un pupitre libre y siéntese. Me costó unos días adaptarme a mis compañeros. Lo primero que aprendí fue a formar en el patio de la escuela y a cantar el Cara al Sol(2) cada mañana antes de entrar a clase. Los chicos nos colocábamos a un lado y las chicas a otro, separados por unos metros. Cantábamos de cara a la bandera que estaba justo al lado de la puerta de entrada de la escuela. El primer día de clase, el maestro me hizo copiar la letra de la canción y aprendérmela de memoria, cosa que hice en pocos minutos. Cuando ya me la sabía, me levanté del pupitre. La clase estaba en silencio y el maestro me miró con cara sorprendida: –¿Qué le pasa, señor Albión? Temblaba de miedo y con la voz ahogada le dije: –Ya me la sé. –¡Alto y claro! Venga, acérquese. Si he entendido bien, ¿dice que ya se sabe la canción? ¡ Vaya, hombre! No puede ser si sólo ha tenido tiempo de leerla una vez. Yo asentí con la cabeza. El maestro me dijo: –Adelante, le estamos esperando. La recité sin cantarla, de carrerilla(3), y creo que esto impresionó mucho al maestro y a todos los alumnos porque, según oí decir, muchos se sabían la letra porque la cantaban. El hombre se quedó sorprendido. –Muchacho, usted ya sabía la letra. Todo el mundo la sabe. No me engañe. Un engaño así no lo consiento. –No. No, señor… Antes no la sabía. –¿ Qué trata de decirme? ¿Que leyéndola una sola vez ya se la sabe de memoria? Toda la clase estalló en una carcajada(4). Cuando me di cuenta de que se burlaban de mí, me entraron ganas de llorar. El maestro, al advertirlo, mandó callar a la clase y me dijo: –Venga aquí, señor Albión… Vamos a ver si es capaz de lo que dice. Tenga. Coja este libro de historia de España. Ahora le daré una página para que memorice algunas frases. La clase entera dijo: –¡Las guerras carlistas! ¡Las guerras carlistas! –¡Silencio! ¡Silencio! Está bien, sus compañeros quieren oírle. Las guerras carlistas. La clase estalló en gritos… –¡Silencio! No quiero oír ni una mosca o se van a enterar. El maestro esperó unos segundos y me dio el libro: –Tenga, lea esta página. Siéntese y cuando se sepa tres frases de memoria me avisa. Todos en clase se reían, se burlaban de mí. Incluso oí que alguno decía: –Albión memorión… Me senté. El maestro levantó la vara(5) y dio un golpe contundente en la mesa: –¡No les quiero oír más! El señor Albión tiene que concentrarse. Leí. Tuve que hacerlo un par de veces, porque estaba nervioso, pero al cabo de unos minutos me levanté de nuevo. El maestro, los alumnos, todos me observaban boquiabiertos. El maestro me miró muy serio. Me dijo que me acercara de nuevo a la tarima. Ahora todos me miraban con cara de extrañeza. Don Sebastián también tenía los ojos muy abiertos. Recité toda la página y sólo me equivoqué al final, con un nombre: «Zumalacárregui». No lo olvidaré nunca porque creí que el maestro me iba a castigar por no pronunciarlo bien. Mientras yo recitaba de memoria, Don Sebastián leía la página y cada vez se hundía(6) más en la silla. En la clase reinaba un silencio total, expectante, no se oía una mosca. Cuando acabé, el hombre no daba crédito, no salía de su asombro. Todos me aplaudieron, se pusieron en pie. Incluso el maestro me felicitó. –El señor Pablo Albión tiene una memoria prodigiosa… Nunca había visto una cosa así. Me parece que usted va a llegar muy, pero que muy lejos. »
Andreu Carranza, Imprenta Babel, 2009

I. Compréhension du texte
1. Cuando acogió a Pablo el maestro se mostró:
a) indiferente;
b) solemne;
c) divertido;
d) autoritario.
Indica la respuesta correcta y justifícala con una frase del texto.
2. Entresaca tres elementos que revelan el contexto sociohistórico del texto.
3. «¿Le resultaba difícil a Pablo aprender de memoria?» ¿Sí o no? Justifica tu respuesta con un elemento sacado del texto.
4. El maestro se mostraba incrédulo frente a las capacidades del niño.
Muéstralo citando una frase del texto.
5. ¿Cómo reaccionó la clase cuando Pablo recitó la canción?
Contesta con dos elementos sacados del texto.
6. Di si estas afirmaciones son verdaderas o falsas y justifica cada respuesta con una frase del texto:
a) Pablo se sentía muy bien con sus compañeros;
b) el maestro puso a prueba a Pablo;
c) había mucho ruido en la clase;
d) la clase ayudó a Pablo.
7. ¿Por qué era Pablo un alumno excepcional?
Apunta dos detalles del texto que lo indican.
8. Entresaca cuatro elementos del texto que señalan el cambio de actitud de los alumnos y del maestro.
II. Expression personnelle
Le candidat traitera, au choix, une des deux questions :
1. Explica las diferentes actitudes del maestro y de los alumnos a lo largo del texto (unas quince líneas).
2. El maestro le dice a Pablo «Me parece que usted va a llegar muy, pero que muy lejos.» ¿Y a ti qué te parece? Desarrolla tu opinión. (unas quince líneas)
III. Traduction
1. Traduire le texte depuis «¿Qué trata de decirme?…» jusqu'à «…historia de España» . (Séries ES, S)
2. Traduire le texte depuis «Ahora todos me miraban…» jusqu'à «…en la silla» . (Série L)
(1)Cojear : boiter.
(2)Cara al Sol : hymne franquiste.
(3)De carrerilla : d'un trait.
(4)Una carcajada : un éclat de rire.
(5)La vara : la règle.
(6)Hundirse : s'enfoncer.

Corrigé

Les conseils de l'enseignant
Attention à l'emploi de l'impératif : busque (buscar), siéntese (sentarse), acérquese (acercarse), venga (venir), tenga (tener), coja (coger), lea (leer) ; et à l'impératif négatif : no + subjonctif no me engañe.
Le texte présente également des temps du passé : prétérit et imparfait de l'indicatif et des participes passés : sentado, vestido, abiertos
Rappel : como si s'emploie avec le subjonctif imparfait.
I. Compréhension du texte
1. Cuando acogió a Pablo el maestro se mostró indiferente. La frase siguiente lo indica «Don Sebastián, el maestro, me recibió sentado en la silla» .
2. Los tres elementos siguientes revelan el contexto sociohistórico del texto «lo primero que aprendí fue […] a cantar el Cara al Sol cada mañana antes de entrar a clase.» , «Cantábamos de cara a la bandera» , «El primer día de clase, el maestro me hizo copiar la letra de la canción y aprendérmela de memoria» .
3. No le resultaba difícil a Pablo aprender de memoria. El elemento siguiente lo confirma «cosa que hice en pocos minutos» .
4. El maestro se mostraba incrédulo frente a las capacidades del niño. La frase siguiente lo muestra «No puede ser si sólo ha tenido tiempo de leerla una vez» .
5. Cuando Pablo recitó la canción, la clase se quedó impresionada «creo que esto impresionó mucho al maestro y a todos los alumnos» .
6. 
a) Pablo se sentía muy bien con sus compañeros. Es falso, «Me costó unos días adaptarme a mis compañeros» .
b) el maestro puso a prueba a Pablo. Es verdadero, «Vamos a ver si es capaz de lo que dice. Tenga. Coja este libro de historia de España. Ahora le daré una página para que memorice algunas frases» .
c) Había mucho ruido en la clase. Es verdadero «Toda la clase estalló en una carcajada» . «La clase estalló en gritos» .
d) La clase ayudó a Pablo. Es falso, «Todos en clase se reían, se burlaban de mí. Incluso oí que alguno decía: Albión, memorión…» .
7. Pablo era un alumno excepcional. Dos detalles del texto lo indican «todos me observaban boquiabiertos» , «Ahora todos me miraban con cara de extrañeza» .
8. Cuatro elementos del texto señalan el cambio de actitud de los alumnos y del maestro «En la clase reinaba un silencio total, expectante, no se oía una mosca» , «el hombre no daba crédito, no salía de su asombro» , «Todos me aplaudieron, se pusieron en pie» , «Incluso el maestro me felicitó» .
II. Expression personnelle
1. El maestro como los alumnos tienen una actitud diferente a lo largo del texto. Al principio, todos se quedaron asombrados, atónitos frente a la facilidad de Pablo para el aprendizaje de la canción. Era algo alucinante. Fue porque el maestro se mostró escéptico «¡Vaya hombre!» y le invitó a recitar la canción. Los alumnos como el maestro no dieron crédito a sus oídos «esto impresionó mucho al maestro y a todos los alumnos» . El maestro estaba convencido de que era una broma «No me engañe» . Después de la sorpresa, la clase se puso a reír de Pablo «se burlaban de mí» . El maestro quiso garantías de la sinceridad de Pablo y le puso a prueba «Siéntese y cuando se sepa tres frases de memoria me avisa» . En este momento del texto, se nota que la reacción de todos va cambiando puesto que Pablo consiguió aprender de memoria toda la página. Se habían acabado las burlas, ya no había ruido: estaban todos «boquiabiertos», sin voz. Don Sebastián empezó a darse cuenta de que se encontraba delante de un chico que tenía una memoria increíble e impresionante. Se puso «serio» .
Al final del texto, los alumnos, el maestro escuchaban a Pablo en «un silencio total, expectante, no se oía una mosca». Es como si, por fin, respetaran al chico, como si se hubieran dado cuenta de que su memoria era un don, de que había dicho la verdad desde el principio. Se callaban porque, al fin y al cabo, no se lo podían creer «todos me miraban con cara de extrañeza» . Acabaron por ovacionar a Pablo «Todos me aplaudieron, se pusieron en pie.» . Era, a lo mejor, la primera vez que veían a un chico con una memoria tan prodigiosa. El chico les había convencido puesto que Don Sebastián le dio la enhorabuena «Incluso el maestro me felicitó» . Pablo consiguió el respeto de todos después de pasar diferentes pruebas. No fue fácil para él porque tuvo que enfrentarse con las burlas de sus compañeros, con las dudas de su maestro. Sufrió bastante «Temblaba de miedo y con la voz ahogada le dije» , «me entraron ganas de llorar» , «estaba nervioso» , «No lo olvidaré nunca» . Hizo sus pruebas y el maestro le predijo un buen porvenir «me parece que usted va a llegar muy, pero que muy lejos» .
2. El maestro le dice a Pablo «me parece que usted va a llegar muy, pero que muy lejos». Me parece muy bien que Don Sebastián le haga este elogio. Pablo es un alumno discreto, humilde que no presume de listo. Tiene una memoria impresionante pero para él es natural y no se sirve de esta facilidad innata. Le basta con leer varias veces algo para sabérselo de memoria. Es evidente que para los demás, puede ser injusto.
Es un don que puede conducir al éxito. Todos suelen pensar que con esta forma de inteligencia, los chicos como Pablo o los chicos superdotados, tienen facilidades en la vida social como en la vida profesional. Pero en la mayoría de los casos, la verdad es distinta. Bien se ve en el texto que la primera reacción de los alumnos es la burla, la incomprensión. En realidad, la memoria prodigiosa de Pablo es una capacidad natural para él. Tiene un potencial pero esto no impide que sienta ansiedad o miedo cuando tiene que recitar la canción o la página del libro de historia de España. El maestro presentado en el texto ha sabido, después de unas pruebas, identificar el don de Pablo y acaba por felicitarlo porque al fin y al cabo es algo bueno y positivo. En mi opinión Pablo podrá expresar naturalmente su potencial y ya no se sentirá excluido del grupo ni diferente de los otros alumnos.
Pablo encontró dificultades para enfrentarse a la clase y al maestro pero al final consiguió la aceptación, la atención de todos. Supo mostrar que no era una persona autosuficiente y que tenía los mismos intereses que todos sus compañeros. Pablo puede llegar muy lejos si sigue aprendiendo, si no baja su rendimiento y si no fracasa en sus exámenes. Es difícil saberlo con antelación porque depende luego de su facultad a adaptarse a todos los tipos de clase sin aislarse de los otros alumnos. Luego todo dependerá de sus necesidades, de sus intereses.
En modo de conclusión diría que lo importante es ofrecer a Pablo, al igual que a todos los alumnos, diferentes posibilidades educativas que desarrollen su potencial. También me parece imprescindible tratarle del mismo modo que los demás.
Traduction
1. – Qu'essayez-vous de me dire ? Qu'en la lisant une seule fois vous la connaissez déjà par cœur ?
Toute la classe éclata de rire. Quand je me rendis compte qu'ils se moquaient de moi, j'eus envie de pleurer. Au moment où le maître le remarqua, il ordonna à la classe de se taire et me dit :
– Venez ici, monsieur Albión… Nous allons voir si vous êtes capable de ce que vous dites. Tenez. Prenez ce livre d'histoire d'Espagne.
2. Maintenant, tous me regardaient avec un visage d'étonnement. Don Sebastián avait aussi les yeux grands ouverts. Je récitai toute la page et je me trompai seulement à la fin, avec un nom : « Zumalacárregui ».
Je ne l'oublierai jamais car je crus que le maître allait me punir pour ne pas l'avoir bien prononcé. Pendant que je récitais par cœur, Don Sebastián lisait la page et chaque fois il s'enfonçait davantage sur la chaise.