Texte d'Éva Diaz Pérez

Énoncé

El cinematógrafo
En los años 30, jóvenes estudiantes e intelectuales se dieron por misión llevar la cultura a los pueblos y las aldeas de la España profunda.
« Fue en el otoño de 1932, en una de las expediciones de las Misiones Pedagógicas. Venía con nosotros Val del Ornar y toda su cacharerría(1) del cine ambulante. Qué odisea para llegar con los proyectores, las bobinas y los transformadores a aquel pueblo perdido… Creo que se llamaba Pueblo de la Mujer Muerta, un lugar que parecía olvidado dentro de una estampa medieval, un paisaje donde no había llegado la luz eléctrica ni el automóvil. […] Los niños estaban entusiasmados contemplando la pantalla. Jamás habían visto aquel ingenio del cine. Val del Ornar y López improvisaron una pantalla(2) con unas sábanas(3) viejas. […] Colocamos la sábana ante la emoción de los niños, que corrieron a sentarse. Lo que más les divertía eran las escenas de Charlot. Cuántas veces habré visto a Charlot resbalando, evitando tartas, dando bastonazos, con su cara de hambre bajo las estrellas, desatando las risas colectivas, de quienes no sabían sonreír. Con el cinematógrafo quisimos llevar la cultura a los pueblos de la España profunda, a una España de tinieblas. A veces lo importante no era aprender, sino divertirse. Abrir ventanas en aquellos desvanes olvidados. Charlot era sin duda el preferido y también las proyecciones donde aparecían las ciudades. Los aldeanos no habían visto nunca la gran ciudad. Se asustaban de los grandes edificios, de los automóviles, de la gente que andaba apresurada por las aceras, de los trenes que se dirigían hacia ellos. Y tenían pavor(4) a la muerte sobre la pantalla. Creían que todo era verdad. Al terminar la película, corrían a mirar detrás del proyector para ver dónde estaban aquellas personas que se habían paseado por las sábanas amarillentas llenas de sueños viejos. Incluso miraban, ya algo asustados, dentro del proyector, porque quizás allí podrían encontrar a unos seres pequeñitos que eran los que luego aparecían en aquel milagroso juego de sombras. Sí, creían que aquello era un milagro(5). Era entonces cuando, con la luz de magnesio que instalábamos en las veladas(6) cinematográficas, López se volvía loco fotografiando aquellas caras que probablemente sonreían por primera vez. […] En aquel viaje a Pueblo de la Mujer Muerta, después de pasar la cinta de Charlot, Val del Omar cambió la bobina y les proyectó una imagen que debió de cambiarlos para siempre. Había tomado algunas impresiones de una playa de su Granada natal y la magia del cine trajo el Mediterráneo hasta aquel lugar perdido en medio de Castilla. En la sala no había ventanas, pero parecía que en el exterior bramaba de verdad el mar. Hasta olía a salitre y sol. Ahora comprendo los ojos de aquellos niños, aquellos ojos que no habían visto ni el cine ni el mar. Por esa razón, esos ojos siguen vivos, porque no se les ha muerto la sorpresa. Porque creían que esas sombras fantasmagóricas eran reales y que la vista merecía la pena si era capaz de mostrar cosas tan hermosas. »
Eva Díaz Pérez, El Club de la Memoria, 2008

I. Compréhension du texte
1. Pueblo de la Mujer Muerta era un pueblo perdido.
Apunta dos elementos que lo justifican.
2. Cita dos elementos del material que usaban las Misiones Pedagógicas.
3. 
Cuando llegaba el cine ambulante, los niños estaban:
a) emocionados.
b) decepcionados.
c) entusiasmados.
Elige las respuestas correctas.
4. Identifica dos de las acciones de Charlot que divertían a los niños.
5. Completa la frase siguiente con tres de las reacciones de los aldeanos.
Al ver las proyecciones, los aldeanos…
6. 
Las reacciones de los aldeanos evidencian que:
a) conocían la magia del cine.
b) se habían aburrido.
c) jamás habían visto aquel ingenio del cine.
Selecciona la respuesta correcta y justifica con una frase del texto.
7. Entresaca tres elementos que manifiestan el éxito de las Misiones Pedagógicas.
II. Expression personnelle
Série L : les candidats traiteront obligatoirement les deux questions.
Série S : les candidats traiteront au choix l'une des deux questions.
1. «Val del Omar les proyectó una imagen que debió de cambiarlos para siempre.»
Analiza y comenta esta frase en unas ocho líneas.
2. ¿Te parece que, hoy en día, el cine puede tener tanto impacto sobre los espectadores como en el texto? Apóyate en tu experiencia personal dando ejemplos. (unas 12 líneas).
III. Traduction
1. Traduire depuis «En aquel viaje…» jusqu'à «…bramaba de verdad el mar». (Série L)
2. Traduire depuis «Los aldeanos no habían visto…» jusqu'à «…que todo era verdad». (Série S)
(1)La cacharerría : el material.
(2)Una pantalla : un écran.
(3)Unas sábanas viejas : de vieux draps.
(4)Tener pavor : tener mucho miedo.
(5)Un milagro : un miracle.
(6)Las veladas : les veillées.

Corrigé

I. Compréhension du texte
1. Pueblo de la Mujer Muerta era un pueblo perdido. Dos elementos del texto lo justifican: «un lugar que parecía olvidado dentro de una estampa medieval, un paisaje donde no había llegado la luz eléctrica ni el automóvil».
2. Las Misiones Pedagógicas usaban material de cine, «proyectores, bobinas».
3. Cuando llegaba el cine ambulante, los niños estaban entusiasmados «contemplando la pantalla» y emocionados «Colocamos la sábana ante la emoción de los niños».
4. Las acciones de Charlot «Charlot resbalando, […] dando bastonazos» divertían a los niños.
5. Al ver las proyecciones, los aldeanos «Se asustaban de los grandes edificios, de los automóviles […], tenían pavor a la muerte y creían que todo era verdad».
6. Las reacciones de los aldeanos evidencian que jamás habían visto aquel ingenio del cine. La frase siguiente lo justifica «Sí, creían que aquello era un milagro».
7. Tres elementos sacados del texto manifiestan el éxito de las Misiones Pedagógicas: «las risas colectivas, de quienes no sabían sonreír», «López se volvía loco fotografiando aquellas caras que probablemente sonreían por primera vez», «la vista merecía la pena si era capaz de mostrar cosas tan hermosas».
II. Expression personnelle
1. «Val del Mar les proyectó una imagen que debió de cambiarlos para siempre». Esta frase evidencia el impacto que tienen las imágenes sobre todo acerca de algunas personas que no están acostumbradas a verlas. Pueden llamar la atención por el mensaje que transmiten, por la belleza de la estética o por la crudeza de éstas. El narrador pone de relieve su poder y sus consecuencias. Aquí se trata de la imagen de una playa, lugar desconocido de los aldeanos. El narrador se da cuenta de que lo que proyecta tiene un poder casi sobrenatural sobre los espectadores del pueblecito que se quedaron atónitos con «esos ojos» que «siguen vivos porque no se les ha muerto la sorpresa». Gracias a ella, se alejaron durante un momento de la «España de tinieblas» y se enteraron de que otra España existía. Era posible que soñaran con otro destino, un lugar donde había el mar y el sol. Para ellos, ya no era un mundo totalmente desconocido y misterioso como antes.
En mi opinión, esta imagen que proyectó Val del Omar les brindó una visión diferente de España. Permitió también a los aldeanos alejarse de la monotonía y de la rutina cotidianas.
2. Hoy en día, el cine puede tener tanto impacto sobre los espectadores como en el texto. Para mí, desde luego que sí. Me encanta ir al cine porque es un momento privilegiado de sueño, de evasión, de toma de conciencia de problemas actuales o pasados. Últimamente, observamos que algunos directores van sirviéndose de la pantalla para llamar la atención de la gente sobre temas importantes como por ejemplo el tráfico de armas o de drogas en países subdesarrollados, la protección de nuestro entorno (el documental de Yann Arthus Bertrand) o la violencia doméstica, grave problema en España («el Bola» trata de un padre violento con su hijo). Estoy convencida de que el cine despierta ciertas conciencias y cambia las mentalidades aunque sea una meta difícil de conseguir.
La historia de Ramón Sampedro, el hombre que se quedó tetrapléjico después de un accidente y que luchó para obtener el derecho a una muerte digna tuvo un impacto importante sobre mí. Salí del cine y me pregunté un montón de cosas (¿qué hubiese hecho yo? ¿cómo lo hubiera vivido? ¿hubiera luchado tanto como él?). Me acordé de ciertas imágenes fuertes de la película y compartí mis impresiones con un amigo mío. Hablamos de la eutanasia. No podíamos juzgar la decisión del protagonista que soñaba con morir puesto que para él no tenía otro remedio.
Recuerdo otras imágenes que me incitaron a viajar a través de América Latina para descubrir los paisajes diversos y resplandecientes de Perú, Bolivia y Colombia.
En resumidas cuentas, puedo afirmar que el cine ejerce desde siempre mucha influencia sobre mí pero no es verdad para todos.
III. Traduction
1. Pendant ce voyage à Pueblo de la Mujer Muerta, après avoir passé la pellicule de Charlot, Val del Omar changea la bobine et leur projeta une image qui devait les changer pour toujours. Il avait emporté quelques prises d'une plage de sa Grenade natale et la magie du ciné apporta la Méditerannée jusqu'à ce lieu perdu au milieu de la Castille. Dans la salle, il n'y avait pas de fenêtres, mais on aurait dit qu'à l'extérieur la mer mugissait de vérité.
2. Les villageois n'avaient jamais vu la grande ville. Ils avaient peur des grands immeubles, des voitures, des gens qui marchaient pressés sur les trottoirs, des trains qui se dirigeaient vers eux. Et ils étaient effrayés de la mort à l'écran. Ils croyaient que tout était vrai.