Texte d'Eduardo Lago

Énoncé

La fotografía
« Ben quería mostrarme una foto de mis padres. La había guardado durante todos aquellos años y por fin había llegado el día de enseñármela. Dudé antes de decirle que me daba miedo verla. No quería que se abriera ante mí aquel abismo, pero Ben insistió en que tenía que hacerlo. Son tus padres, dijo. Lucía me cogió con fuerza de la mano. La verdad existe, independientemente de que tú quieras aceptarla o no. De nada sirve negarse a reconocerla. Por fin acepté, entre asustado(1) y curioso. Tenía ganas de llorar, pero no podía. Al cabo de una eternidad me decidí a alargar la mano. En la foto se ve a una pareja. Los dos son muy jóvenes. Ella tiene diecinueve años, le oigo decir a Ben. Él algo más, tal vez veinte, veintiuno como mucho. Contemplo la imagen desde una distancia infinita. Me parecen los dos muy atractivos y llenos de vida. Él está vestido de miliciano(2), muy sonriente, y ella lo tiene cogido del brazo. Es un chico muy delgado, moreno, de rostro afilado y nariz recta, bastante apuesto(3). Tal vez sea mi imaginación, pero se les ve muy enamorados, sobre todo a ella. Está visiblemente embarazada(4). De mí. Tiene los ojos grandes, muy negros, algo tristes, y una de las manos apoyada en el vientre. Él tiene un pie encima del poyete de una fuente de piedra en la que se puede leer: República Española, 1934. No son mis padres, eso fue lo que dije, mirando a Ben y a Lucía. Mis padres sois vosotros. Me sentí muy tranquilo después de decir aquello y se me quitaron las ganas de llorar. Seguramente ellos estaban pasándolo peor que yo. Le devolví la foto a Ben, porque no sabía qué hacer con ella. Era evidente que me la había dado para que me la quedara(5), pero no se atrevía a decirlo. Por fin afirmó: Es tuya.Llevo años esperando el momento de dártela. Te ruego que la aceptes. Me resultaba sencillamente imposible. Me daba miedo tocar la fotografía. Me quedé como estaba, sin decir palabra. Está bien, como quieras –dijo Ben. Para él también era un trago muy amargo. La volveré a dejar en el Archivo, en depósito, como hasta ahora. Su sentido del deber le hizo añadir: Con foto o sin ella, tu madre es Teresa Quintana, eso no lo puede cambiar nadie. Apoyó la yema del índice en la superficie de papel mate. Por encima de la foto semiovalada de la uña se destacaba el rostro aniñado de la miliciana. Ben desplazó levemente el dedo hacia la derecha y por un momento creí que iba a añadir: Y tu padre, Umberto Pietri, pero no dijo nada. Volví a sentir vivos deseos de llorar, pero seguía siendo incapaz de hacerlo. Tenía la garganta muy seca y me raspaba como si la tuviera taponada(6) con arena. »
Eduardo Lago, Llámame Brooklyn, 2006

I. Compréhension du texte
1. A tu parecer, Ben y Lucía son:
  • unos amigos del narrador,
  • los abuelos del narrador,
  • los padres adoptivos del narrador.
Elige la respuesta que te parece exacta.
2.  ¿Qué intención tenía Ben aquel día?
3.  ¿En qué circunstancias fue sacada la foto de la pareja?
Apunta dos elementos que permiten situarlas.
4.  ¿Qué importancia le da Ben a esta fotografía?
Apunta elementos que la ilustran.
5.  ¿Qué sentimientos despertó aquel descubrimiento en el narrador ?
Apunta elementos que lo indican.
II. Expression personnelle
Le candidat traitera au choix une des deux questions suivantes :
1. Apoyándote en el texto comenta la reacción del narrador ante la confirmación de su origen (unas doce líneas).
2. Imagina la conversación del narrador contándole a su mejor amigo lo que descubrió unos días después (unas doce líneas).
III. Traduction
Traduire depuis «Me parecen… » jusqu'à « …apuesto».
(1) Asustado : plein d'appréhension.
(2) Un miliciano : un soldat républicain pendant la guerre civile espagnole (1936-1939).
(3) Apuesto : fringant, beau garçon.
(4) Embarazada : enceinte.
(5) Quedármela : guardármela.
(6) Taponada : bouchée.

Corrigé

I. Compréhension du texte
1. A mi parecer, Ben y Lucía son los padres adoptivos del narrador. El texto confirma esta afirmación «no son mis padres […] Mis padres sois vosotros».
2. Aquel día, Ben quería que el narrador conociera a sus padres biológicos gracias a una foto que había guardado durante muchos años. Pensaba que había llegado el momento en que podía enseñársela. Para Ben, era necesario, después de tantos años, que su hijo adoptivo viera, a través de una foto a qué se parecían sus padres «tenía que hacerlo». Ben deseaba más que todo que el narrador conociera la verdad sobre su existencia, sobre su nacimiento «la verdad existe […]. De nada sirve negarse a reconocerla».
3. La foto de la pareja fue sacada en circunstancias precisas y particulares puesto que fue hecha en la época de la Guerra Civil española que duró tres años, de 1936 a 1939. Primero, el texto nos da una primera indicación al describir la ropa del padre «está vestido de miliciano». Luego, notamos un detalle importante: la fecha cierta del año en que sacaron la foto «1934».
Los padres del narrador lucharon para defender los valores democráticos de España « República Española ».
4. Para Ben, esta foto era muy importante. Quería dar a su hijo adoptivo una prueba de honestidad y de amor. Para él, era importante enseñarle esta foto porque era la representación de sus padres «son tus padres, dijo». El texto subraya «el sentido del deber» de Ben puesto que le presentó también a su madre precisando su nombre y su apellido.
Su emoción le impidió que fuera más lejos en los detalles. Para Ben, la foto era sinónima de las verdaderas raíces del narrador y era esencial que «su hijo» lo supiera de buena tinta, de la propia boca de sus padres adoptivos.
5. Aquel descubrimiento despertó sentimientos en el narrador. Varios elementos del texto lo indican. Al principio, temía verla porque era el reflejo de una realidad frente a la que no se sentía preparado «dudé antes de decirle que me daba miedo verla».
Para el narrador, la foto representaba un gran vacío de su vida «aquel abismo». Se negó a mirarla y fue Lucía quien le «cogió con fuerza de la mano». Después de un momento, decidió verla pero lo hizo con un sentimiento mezclado de temor y de curiosidad «entre asustado y curioso». Estaba muy conmovido «tenía ganas de llorar».
Estaba mirando una foto de dos personas que no conocía en absoluto. Eran dos extranjeros «contemplo la imagen desde una distancia infinita», «no son mis padres». Estaba descubriendo a sus padres, a dos personas enamoradas que plasmaron su amor con un hijo: «estaba visiblemente embarazada. De mí.». Pero no conseguía persuadirse que esa pareja le había dado la vida y que tenía la misma sangre.
Por lo contrario, estaba convencido de que sus padres «de corazón» eran Ben y Lucía y lo dijo «mis padres sois vosotros». Después de esta revelación se sintió aliviado. Sabía que no tendría lágrimas en los ojos «se me quitaron las ganas de llorar».
Estaba consciente de que sus padres adoptivos, en aquel momento importante, estaban sufriendo «ellos estaban pasándolo peor que yo» y no quiso quedarse con la foto. Se dio cuenta de que quería a Ben y a Lucía, los que le habían criado desde siempre.
II. Expression personnelle
1. Notamos a lo largo del texto varias reacciones del narrador ante la confirmación de su origen. Sus sentimientos son confusos: una mezcla de miedo, de impotencia frente a una verdad que negaba. Descubrir la verdadera identidad de sus padres no era tarea fácil puesto que nunca se habían creado lazos estrechos con ellos.
Para el narrador, era difícil expresar su emoción «volví a sentir vivos deseos de llorar pero seguía incapaz de hacerlo». Bien se nota que el narrador estaba un poco perdido frente a aquel descubrimiento.
Al principio, el texto subraya el malestar del narrador: estaba inquieto, tenía un nudo en la garganta. Luego, fue descubriendo a dos personas desconocidas que resultaban ser sus padres. Era una realidad que rechazaba porque no quería que sus padres adoptivos sufrieran demasiado.
No podía hablar, se quedó mudo «me quedé como estaba, sin decir palabra». Al final, el texto describe el narrador como alguien que se sentía paralizado, incapaz de decir algo, de comentar lo que experimentaba.
2.  – Hola José:
– Hola Juan. ¿Qué te pasa? Te veo muy pensativo.
– ¡Hombre, cómo no! Nunca adivinarás lo que me me pasó hace algunos días.
– ¡Cuentámelo! ¡Vamos tío!
– Ayer, descubrí la cara de mis padres biológicos. Ben me ha enseñado una foto. Aunque quieras que no, es un choque. Cuando estás frente a la foto, no puedes imaginar que son tus padres. No sientes nada: ni cariño, ni amor. ¡NADA!
– ¡Vaya noticia! ¿Aclárame, tú sabías que eras un huérfano?
– Si, Ben y Lucía siempre han sido claros conmigo. Pienso que estaban esperando el momento oportuno para enseñarme la foto.
– ¿Te contentaste con verla sin pedir explicaciones?
– Ben me lo contó todo. Mis padres lucharon para la libertad, son héroes de la Guerra Civil. Eran republicanos. Se conocieron porque los nacionalistas hirieron con gravedad a mi padre y fue mi madre quien le atendió. Era enfermera y era también resistente. Se enamoraron y después de unos meses nací yo.
– ¿Y qué? ¿Te abandonaron?
– Murieron en un bombardeo. Fueron Ben y Lucía quienes me recogieron. Se pasaron la vida diciéndome la verdad. Nunca han querido mortificarme. Al contrario, me han enseñado la foto para que me sienta mejor.
– ¿Acertaron?
– Si. Estoy conmovido y agradecido. Me empeño en pensar que es una etapa importante en mi vida.
– Tienes razón. Hay que reconocer que era imprescindible que conocieras tus verdaderas raíces.
– Gracias por haberme escuchado. Me voy porque tengo trabajo. Luego, te llamo y quedamos en la Plaza Mayor.
– Bueno, vale. Hasta luego.
– Hasta luego.
III. Traduction
Les deux me paraissent très séduisants et plein de vie. Lui est habillé en soldat républicain, très souriant et elle, le tient par le bras. C'est un garçon très mince, brun, avec un visage en lame de couteau et le nez droit, assez fringant.